viernes, 30 de mayo de 2008

Científicos extremeños y suecos descubren los efectos de las infecciones dobles de malaria en las aves


Universidad de Extremadura

Más de 200 especies de malaria infectan a millones de aves en todo el planeta. Este hecho, unido al papel esencial que han desempeñado en los avances médicos en la lucha frente a la malaria humana, realza la importancia de los estudios de malaria aviar y hace necesario cuantificar el impacto de la misma sobre las poblaciones de aves.


Esta investigación, en la que participa Alfonso Marzal Reynolds del departamento de Ecología de la UEx, ha sido publicada en la revista ‘Journal of Evolutionary Biology’.

Los recientes avances en técnicas moleculares genéticas han mostrado que muchas aves se pueden encontrar infectadas por más de una especie de malaria, pero hasta el momento ninguna investigación había aportado resultados concluyentes.

“Nuestro estudio se desarrolló en una colonia de avión común en Extremadura durante seis años, en una investigación conjunta entre el departamento de Zoología de la Universidad de Extremadura y el departamento de Ecología de la Universidad de Lund (Suecia), aplicando técnicas de secuenciación genética y toma de datos en el campo”, explica el investigador Alfonso Marzal Reynolds.

“Esperábamos encontrar un efecto aditivo perjudicial en la supervivencia, condición corporal y reproducción entre las infecciones simples y dobles de malaria. En esta línea, descubrimos una gran mortalidad y un grave deterioro corporal en los individuos doblemente infectados”, añade Marzal, que actualmente trabaja en un proyecto global sobre transmisión de las distintas especies de malaria de aves en el mundo.

Sin embargo, sorprendentemente estos individuos en condiciones tan perjudiciales pusieron más huevos y criaron más pollos que individuos que sólo estaban infectados por una especie parásita. Este hecho indica que las aves pueden seguir diferentes estrategias reproductoras cuando su supervivencia se ve amenazada, por lo que la máxima de “uno más uno es igual a dos” no es aplicable al caso de las interacciones entre el parásito y su hospedador, concluye el estudio. Además, en este trabajo los investigadores encontraron cinco linajes nuevos de especies de malaria que no estaban descubiertas anteriormente.

La investigación ha sido publicada en la revista 'Journal of Evolutionary Biology'.