domingo, 11 de mayo de 2008

“El hombre aun nada conoce, del poder de la naturaleza”. (Abel Desestress)


La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, afirmó hoy que la localidad de Chaitén, a diez kilómetros del volcán del mismo nombre, en erupción desde el pasado 2 de mayo, sería arrasada en seis minutos si colapsa la columna de cenizas, gases y material sólido incandescente que lo corona.

En el poblado de Alto Palena, donde se reunió con pobladores y desplazados durante un recorrido en helicóptero por la zona, la mandataria precisó que esa es la opinión de los expertos, que evalúan si la Chaitén, que está totalmente vacía, volverá o no a ser habitada.

Explicó que si el material volcánico se expande por ríos y valles, se haría imposible volver a ocupar la ciudad, fundada en 1943 y capital de la provincia de Palena.

Chaitén está prácticamente en el centro del anillo de seguridad de 50 kilómetros establecido en torno al volcán, ante la posibilidad de que la columna ígnea que se mantiene sobre su cráter colapse y se precipite sobre la zona con material a altas temperaturas y a gran velocidad.

Sus más de 4.000 habitantes son poco menos de la mitad de los casi 9.000 pobladores de la provincia que han sido evacuados.

Los desplazados, que afrontan un futuro incierto, solicitaron al Gobierno alimentación para los animales y un permiso para regresar a Chaitén a recoger sus pertenencias, pero las autoridades reiteraron que la zona crítica se mantendrá cerrada.

La pasada noche, la mandataria, que cumplió su segunda visita a la zona, anunció un plan de reconstrucción para la provincia y el nombramiento de un delegado presidencial que se hará cargo de la implementación, por un período que puede fluctuar entre "uno y dos años, el tiempo que sea necesario".

También anunció la entrega de un bono mensual de manutención, cuyo monto está aún por definir, a cada familia afectada por la erupción.

En Santiago, el ministro de la Presidencia, José Antonio Viera Gallo, anunció hoy que el próximo martes el Gobierno dará a conocer el detalle de las medidas, "que tienen que ver con capital de trabajo, asistencia técnica, bonos y la posibilidad de matrícula transitoria o más permanente de los niños", entre otras cosas.

"Las personas damnificadas tienen la plena garantía, como lo ha expresado la Presidenta, de que el Gobierno no sólo vela por su seguridad sino también por el futuro de sus vidas", subrayó en una rueda de prensa.

En la localidad fronteriza de Futaleufú, a 156 kilómetros al noreste de Chaitén, en la que la lluvia de cenizas ha amainado, efectivos del Ejército argentino llegaron hoy con una máquina purificadora de agua de 2.500 litros por hora de capacidad y con 6.000 litros de combustible para vehículos.

El volcán, según el último informe de la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), permanece en actividad variable, con una fumarola constante y emanación de gases y cenizas persistente.

El anillo de seguridad fue roto hoy momentáneamente para rescatar desde Chaitén documentos del Juzgado de Letras local y del Conservador de Bienes Raíces, que tiene los registros de propiedad de la tierra de toda la provincia, necesarios a la hora de demostrar el dominio de un predio.

La operación, desarrollada en un avión de la Fuerza Aérea, estuvo a cargo de un juez de la Corte de Apelaciones, representantes del Ministerio de Bienes Nacionales y personal militar, que fueron autorizados a permanecer una hora en la desierta capital provincial.

En tanto, el empresario Sebastián Piñera, candidato presidencial de la oposición derechista, aunque elogió la presteza con que el Gobierno ha afrontado la emergencia, criticó la lentitud para resolver los problemas de comunicación en el sur de Chile, constituido por islas, ríos y fiordos que obligan a sus vecinos a depender de las condiciones del mar para desplazarse.

Piñera hizo las declaraciones en una visita a una escuela que alberga a un centenar de desplazados, que en ese momento se aprestaban a partir a otros centros de acogida con mayores comodidades.

Ello porque la escuela, de educación especial, atiende en régimen de internado a 186 alumnos, todos ellos con limitaciones intelectuales o físicas, según explicó a Efe su directora, Myrtha Paz.

Estos desplazados serán instalados en dos hoteles y un recinto de la Subsecretaría de Deporte, en los que dispondrán de al menos una habitación por familia.

"Si nos llevan a un hotel con una pieza para nosotros será como estar en casa, porque tendremos privacidad, que es lo importante", dijo a Efe Edita Mayorga, entre el trajín de paquetes que iban y venían minutos antes de que les anunciaran a qué lugar iba a ser destinada cada familia.