martes, 1 de abril de 2008

Dará extinción mamuts claves de desaparición de otras especies


Si, la historia se repite, y el hombre estudia, descifra, descubre. Pero nada aprende. (Abel Desestress)
Señalan científicos que a lo largo de la historia ha habido cinco extinciones y estamos inmersos en la sexta, por lo que utilizarán los estudios sobre el mamífero para conocer los riesgos por cambio climático

El estudio que atribuye por primera vez de forma conjunta al cambio climático y al impacto humano la extinción del mamut lanudo en el cuaternario final, puede dar las claves para conocer los riesgos potenciales de desaparición de otras especies animales en el futuro.
Los investigadores españoles David Nogues-Bravo y Jesús Rodríguez, dos de los autores del estudio, presentaron hoy las conclusiones del informe, publicado en el último número de la revista Public Library of Science (PLoS).

A lo largo de la historia ha habido cinco grandes extinciones y, según los científicos, estamos inmersos en la sexta, a cuyo conocimiento se podrían extrapolar los modelos de trabajo utilizados en el estudio.

Nogues-Bravo explicó que el equipo está usando ya esos métodos de trabajo para predecir "cuál va a ser el riesgo potencial de especies en el futuro por efecto del cambio climático".

En la actualidad se aplican dichas técnicas para conocer el efecto potencial del cambio climático en especies de América Latina.

Respecto al estudio sobre los mamuts, Nogues-Bravo aseguró que la importancia radica en que por primera vez une las dos hipótesis científicas barajadas hasta ahora para explicar su extinción: el cambio climático y el impacto humano.

"El hombre vino a dar el tiro de gracia a la especie", explicó el científico.

El mamut lanudo es una especie que no está directamente relacionada con los elefantes actuales y que habitó en Europa y Alaska hace 300 mil años, aproximadamente.

Los autores del trabajo han hecho una proyección del "nicho climático" (condiciones climáticas en las que puede vivir una especie) de los mamuts en diferentes periodos (hace 42 mil años, 30 mil años y 21 mil años).

Una vez conocidas las características climáticas en las que vivió la especie se proyectaron hacia el momento en que se extinguió (hace unos 3 mil 500 años) y a un periodo con un clima similar en el que el mamut, sin embargo, sobrevivió (hace 126 mil años).

Como consecuencia de los cambios en el clima, que se fue haciendo más cálido, se produjeron modificaciones en la vegetación, de tal forma que los bosques fueron desplazándose hacia el norte y las estepas en las que vivía el mamut se fueron restringiendo y casi desaparecieron.

Los mamuts quedaron restringidos a muy pocas áreas, lo que facilitó que los humanos, que también fueron capaces de colonizar esas zonas, extinguieran fácilmente a la especie.

Según el estudio, con que un humano hubiera matado un mamut cada tres años podría haber extinguido la especie o, incluso, hubiera ocurrido si un humano en toda su vida hubiera cazado uno de estos animales.

Jesús Rodríguez destacó que existe una diferencia muy importante entre los humanos que habitaban Europa hace 126 mil años, una especie "arcaica", que no tenía aún capacidad para migrar hacia el norte.

Por el contrario, "los humanos que llegaron a Europa hace 40 mil años, nuestros antecedentes directos, sí fueron capaces de colonizar el norte de Eurasia, perseguir a los mamuts hasta su último refugio y acabar con ellos", concluyó el investigador español.