viernes, 21 de marzo de 2008

La mitad de la población mundial carece de acceso adecuado al agua


Solo cuando dejan de estar a tu disposicion, valoras lo que tomas sin precaucion. (Abel Desestress)
Cada semana mueren casi 40.000 personas, dos millones al año, de los que el noventa por ciento de las víctimas son menores de cinco años, debido a la deficiente calidad del agua.
La falta de un saneamiento adecuado, que afecta en pleno siglo XXI a 2.600 millones de personas, un 41 por ciento de la población mundial, es una grave amenaza para la salud a la vez que una ofensa la dignidad humana, recordaron hoy la Organización Mundial de la Salud y Unicef.

De esa cifra, 980 millones son menores de 18 años, y 280 millones de ellos tienen menos de 5 años, lo que hace de la infancia uno de los sectores más amenazados, señaló Philip O'Brien, director regional de Unicef, con ocasión del Día Mundial del Agua, que coincide en esta ocasión con la declaración de 2008 como el Año Internacional del Saneamiento.

Ante la falta de higiene por no disponer de letrinas, los niños son especialmente vulnerables a enfermedades como la diarrea, que es la segunda causa de mortalidad infantil después de la neumonía y mata cada día a 5.000 menores de cinco años (o más de 1,5 millones anuales).

El escaso acceso a un saneamiento adecuado es un elemento del acceso general al agua que generalmente ha sido olvidado e ignorado, lo que ha contribuido a agravar el problema, subrayó, por su parte, en conferencia de prensa el príncipe Guillermo de Holanda, presidente del Grupo Consejero del secretario general de la ONU sobre Agua y Saneamiento.

"Ofrecer un saneamiento adecuado no es sólo dar salud, sino también dar a la gente una vida más digna y posibilidades de desarrollo", señaló el príncipe de Orange.

"Muchos niños en países en desarrollo no pueden ir a la escuela, simplemente porque éstas carecen de saneamientos adecuados", recordó.

La existencia de letrinas para niños y niñas en las escuelas elevaría en un 10 por ciento la escolarización de estas últimas, dijo O'Brien.

Y ello porque está constatado que, ante la falta de elementos y condiciones higiénicas, muchas niñas dejan de asistir a clase en cuanto empiezan a menstruar, agregó.

Según datos de Unicef, entre 1990 y 2004, alrededor de 1.200 millones de personas lograron acceder a saneamiento adecuado, lo que supuso un incremento del 10 por ciento. Pero para alcanzar los Objetivos del Milenio relativos a esta área, otros 1.600 millones deberían tener acceso en 2015, y al ritmo actual de crecimiento eso no será posible.