domingo, 22 de junio de 2008

Tras los pasos del yeti de la India


En Estados Unidos se lo conoce como Bigfoot o pie grande, en Canadá como Sasquatch, en Brasil como Mapinguary, en Australia como Yowie, en Indonesia como Sajarang Gigi y en Nepal -el más famoso de todos- como Yeti.

La poco conocida versión de la India de esta legendaria criatura de formas simiescas es llamada Mande Barung (hombre de la selva), supuesto habitante de las remotas colinas de Garo Occidental en el estado nororiental de Meghalaya.

Un apasionado creyente de los yetis, Dipu Marak, me invitó a viajar por esa zona para escuchar por mí mismo lo que según él es una prueba contundente de la existencia de este animal negro y gris de unos tres metros de alto.

Marak calcula que la criatura pesa unos 300 kilogramos, es herbívoro y se alimenta de frutas, raíces y corteza de los árboles.

Por muchos años, se vienen repitiendo los informes de testigos que dicen haberlo visto en diferentes puntos de las colinas de Garo, una de las selvas más espesas de la India de más de 8.000 kilómetros cuadrados.

Pronto en mi viaje descubrí que no son pocos los que sostienen haber avistado a la criatura personalmente.

Uno de ellos es el leñador Nelbison Sangma, quien trabaja en las perioferias del Parque Nacional Nokrek ubicado en las colinas de Garo, quien sostiene haber visto un yeti tres días seguidos en noviembre de 2003.

Desde su casa y bajo un intenso calor tropical me llevó en una caminata de cinco horas hasta el lugar donde sostiene haberlo visto destruyendo un árbol.

"Vi claramente a la criatura al otro lado del río. Estaba quebrando las ramas y bebiendo la savia del árbol. Su fuerza era asombrosa", sostiene.