martes, 29 de julio de 2008

Yucatán en el centro de atención científica mundial.


Ciudad de México.- El cráter de más de 170 kilómetros de diámetro que fue localizado en Chicxulub Pueblo, en Yucatán, se formó, de acuerdo con investigaciones, con el impacto de un objeto del espacio exterior, posiblemente proveniente de un asteroide.

Lo anterior fue señalado por Adriana Ocampo Uría, investigadora de la Agencia Espacial Europea y científica planetaria de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA por sus siglas en inglés).

La especialista, quien radica en Holanda, participó en el ciclo de conferencias de divulgación científica que se realizó en Yucatán, "El impacto del cráter en Chicxulub, astronomía maya y la ciencia de la NASA", como parte del proyecto Tradiciones del Sol, que llevan a cabo el INAH, la NASA y la Universidad de California en Berkeley.

En un comunicado del INAH, la científica planetaria explicó la teoría que coloca a Yucatán en el centro de atención científica mundial.

Ocampo apuntó que si el arsenal atómico de todo el mundo explotara al mismo tiempo, no emitiría la misma cantidad de energía que se liberó hace 65 millones de años, cuando un objeto del espacio exterior se impactó con la Tierra y terminó con más del 50 por ciento de las especies vivas del planeta, entre ellas, los dinosaurios: tal explosión es inconcebible, difícil de imaginar para el ser humano.

En los primeros minutos, horas, días y meses después de la explosión, los fragmentos calientes lloviznaron y provocaron incendios; las cenizas cayeron por todo el planeta.

Pero no fue sólo el objeto que impactó con la Tierra el que causó la devastación, sino la composición de la roca en donde cayó, rica en azufre. Con el choque, el azufre se volatilizó, se hizo vapor y gas, y se convirtió en ácido. La combinación fue letal.

La combinación de roca caliza con azufre, creó nubes ricas en azufre y eso causó que se opacara la Tierra, el Sol no pudo entrar, el planeta se nubló a nivel mundial por más de 10 años y eso causó un enfriamiento: el invierno de impacto.

En Estados Unidos se han encontrado fósiles de flores en botón que quedaron congeladas, lo cual nos dice que el impacto pudo haber ocurrido durante la primavera.

"Si el objeto hubiese caído en otra parte del mundo, por ejemplo en donde hay roca volcánica, quizá el efecto no hubiese sido tan devastador. El choque fue de tal magnitud que cambió la biosfera del plantea y la vida, dando lugar a lo que hoy somos", puntualizó la investigadora.

En la década de los 80, un equipo de investigadores de la Universidad de California, en Berkeley, dirigido por Luis Alvarez propició esta teoría:

Los científicos se preguntaban por qué desaparecieron los dinosaurios de la faz de la Tierra, cuando eran una de las especies más fuertes que dominaron el planeta por más de 250 millones de años, entonces se habló de un cambio ambiental, pero no tenían evidencias.

“Antes de ser hombre no fui mono, pero si quizás dinosaurio” (Abel Desestress)