miércoles, 30 de julio de 2008

Rusia toca el suelo del lago más profundo


El lago más antiguo del mundo, el más profundo, el que contiene la quinta parte de toda el agua dulce líquida del planeta. Por si fueran pocas razones para invitar a la conquista del siberiano lago Baikal, añádase la campaña de grandes gestas emprendida por el Gobierno ruso, que en agosto del año pasado clavó su bandera a 4.261 metros bajo el Polo Norte. El último resultado de todo ello es una nueva hazaña: los batiscafos Mir-1 y 2 tocaron el fondo del lago y recogieron muestras a 1.592 metros de profundidad, según fuentes oficiales rusas.

Los Mir, que ya protagonizaron el descenso al fondo del polo, tuvieron que ser aligerados para trabajar en agua dulce, menos densa que la salada. Para la expedición de seis horas, los minisubmarinos fueron arriados desde una plataforma. Tras un descenso rápido y casi vertical, el Mir-2 alcanzó los 1.592 metros, mientras que su gemelo se quedó a 1.580 metros por un error de navegación.

Los sumergibles depositaron en el lecho una pirámide de acero de un metro de altura con los escudos de Rusia y de la república siberiana de Buriatia, que bordea el lago. Aunque en un principio se habló de nuevo récord frente a los 1.637 metros conseguidos en el mismo lago en 1991, finalmente no hubo plusmarca. El director de la expedición, el parlamentario y miembro de la Academia Rusa de Ciencias Artur Chilingarov, auguró que se batirá el récord en próximos descensos.

“Para todo tenemos una respuesta, por ello siempre nos creemos dueños de la verdad” (Abel Desestress)